2019. “URANO DESATADO”. Madrid

En junio de 2019, y con motivo de las celebraciones del orgullo gay en la capital de España, gracias al comisario Ricardo Recuero, Jean C. Puerto realiza su primera exposición individual en Madrid: “URANO DESATADO”.

En “URANO DESATADO”, Puerto presenta una serie de acuarelas y dibujos únicamente centrados en el desnudo masculino. La exposición se realiza en DT espacio escénico. Parte de la muestra está realizada inspirada en la poesía de Isabel Moreno, poeta de Albacete, con la que el artista dialoga artísticamente creando acuarelas ex profeso.

La acogida de la exposición por parte de Madrid fue todo un éxito, llegando a vender gran parte de la obra expuesta y conocer a galeristas interesados en su trabajo.

Foto del cartel de la exposición "URANO DESATADO" Muestra las fechas de exposición, lugar y otra información de relevancia.

La exposición se hizo eco en algunos medios cómo El instituto de arte contemporáneo: https://www.iac.org.es/noticias/actividades-socios/jean-caros-puerto-presenta-urano-desatado-exposicion-comisariada-ricardo-recuero.html

Ricardo Recuero escribe así en la hoja de sala de la exposición:

URANO DESATADO

Jean Carlos Puerto: Dibujos y Acuarelas

Un dibujo es un documento autobiográfico que da cuenta del descubrimiento de un suceso, ya sea visto, recordado o imaginado.

John Berger1

En 1915 Heinrich Wölflin, establecía sus conceptos fundamentales en la historia de arte. Con ellos trataba de determinar categorías en el mundo de las formas, de generar herramientas de análisis infalibles. El primer par, de los cinco que conforman el tratado, propone la oposición dialéctica entre lo que determina como “lo lineal” y “lo pictórico”. Lo lineal, quedaría circunscrito al terreno de la forma mientras que lo pictórico al campo del color. En el desarrollo de su tesis Wölflin plantea una evolución que parte de lo lineal para llegar a lo pictórico, “es decir el desarrollo de la línea como cauce y guía de la visión, y la paulatina desestima de la líneaen favor del color.

Todo lo que en Wölflin es antagonismo, parece adquirir en el trabajo de Jean Carlos Puerto cualidades conciliadoras, casi terapéuticas. Si lo lineal pertenece al terreno del dibujo y así de la forma, y lo pictórico al de la acuarela y por lo tanto al color, aquí las barreras se difuminan, se expanden y se contraen, vibran.

En sus dibujos, el sutil pero exacto tratamiento de la luz adquiere cualidades temáticas e introduce una componente pictórica quedando la línea rebosada y el límite vertido. En sus acuarelas, el pulso y la contención dotan por el contrario de un matiz lineal insólito. La inundación acuática se torna táctil mientras que lo unitario se torna múltiple, se abre y se dispersa. La imagen táctil se convierte en visual y viceversa. 

Con esta maniobra el artista parece querer incidir en la inutilidad de lo esperado. Plantea un alegato en favor del poder de la imaginación. De cómo habitualmente los seres humanos tratamos de limitar(nos) en compartimentos estancos, únicos y determinados de antemano, para poder encajar. Para ser aceptados. Esa torsión forzada, antinatural, genera en la mayoría de los casos desasosiego y frustración. El desnudo, desde su componente táctil y visual, refuerza el planteamiento. El desnudo como la muerte tiene algo de igualatorio. Desde la desnudez todos somos iguales, los signos se extinguen, queda lo básico, lo verdadero y esencial. 

En palabras de Kenneth Clark, “los griegos perfeccionaron el desnudo a fin de que el hombre pudiera sentirse como un diospero los dibujos y acuarelas de Jean Carlos Puerto apelan a la belleza del cuerpo masculino desde la intimidad. Porque hablan de espera, de anhelo, a veces de pérdida y en ocasiones de soledad. Las piezas destilan siempre un aire melancólico, reverberan de humor saturniano. 

Es en estas series la afectación deja paso a lo exacto, a lo intimo, el gesto adquiere protagonismo, pintar , al igual que escribir, referencia un acto atravesado por un impulso directo desde el recuerdo. Sin intermediarios. 

Las figuras a veces espectrales, fragmentadas, parecen querer reconstruir la memoria. Recuerdos incompletos de un instante, de un lugar, de un cuerpo que fue. Urano4 se ha liberado para desentrañar el deseo, santificado por una luz mística, transversal. Las miradas furtivas, los encuentros exiguos tratan de advertirnos que “En tu situación si hay sufrimiento domínalo, y si queda alguna llama, no la apagues, no seas cruel5

  1. John Berger – Sobre el dibujo – Gustavo Gili – Barcelona -2011.
  2. Heinrich Wölflin – Conceptos fundamentales en la historia del arte – Espasa Calpe – Madrid-1983.
  3. Kenneth Clark – El desnudo – Alianza Forma – Madrid – 2008.
  4. Uranista – Término acuñado hacia 1864 por Karl Heinrich Ulrichs para designar el amor homosexual. 
  5. André Aciman – Llámame por tu nombre – Alfaguara – Madrid – 2107.